Top Peliculas Series Próximos estrenos DMCA
El último testigo
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...

Calificacion 5.7
Género:

Thriller

País: Reino Unido
Duración: 97min
Año: 2018
Director: Piotr Szkopiak
Reparto:
Alex Pettyfer, Robert Wieckiewicz, Talulah Riley, Michael Gambon, Will Thorp, Henry Lloyd-Hughes, Piotr Stramowski, Gwilym Lee, Sam Marks, Chris Walker, Colin Buchanan, Ian Midlane, Anita Carey, Michael Byrne, Marko Leht, David Sterne, Charles De'Ath, Bill Fellows, Adam Lawrence, Luke De Woolfson, Holly Augustine, Paddy Wallace, Akemnji Ndifernyan, Ragevan Vasan, Sean Gleeson, Marek Kossakowski, Mateusz Mirek, Lee Kemp

Si hay alguna pelicula borrada o va a tirones cambia de servidor aqui abajo.

OK
OK Opción 1 Opción 2 Opción 3 Opción 4 Opción 5 Trailer

El último testigo

The Last Witness
Opciones de descarga Servidor Idioma Tamaño Contraseña
Descargar Utorrent Latino 1.50 GB
Descargar Openload Latino 944.89 MB
Descargar Mediafire Latino 1.50 GB cc
Descargar Mega Latino 1.50 GB

Ambientada en la Inglaterra de 1947, trata sobre un periodista que al investigar una serie de suicidios le lleva a la conexión del encubrimiento de uno de los crímenes más notorios de Stalin por parte del gobierno británico.  El último testigo

Critica:

No es novedad que los comunistas cometan asesinatos y tampoco es novedad que sus crímenes los carguen a sus adversarios, se da en todas partes del mundo, desde que esa ideología se hizo con el poder en Rusia en 1917.
Esta película muestra como en 1947 se llegó a conocer a los verdaderos culpables de la masacre del Katyn, atribuida al ejército alemán por los aliados.
En primavera de 1940 los soviéticos, a la sazón dueños de la mitad de Polonia, asesinaron a más de 22.000 oficiales del ejército polaco, también a intelectuales y profesionales con el objeto de dejar a ese país prácticamente descerebrado, y así evitar cualquier alzamiento en su contra. Gran Bretaña y USA tuvieron conocimiento de la masacre perpetrada por su aliado, pero no sólo guardaron silencio, sino que también coincidieron con los comunistas en culpar a los nazis de esa matanza.

Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido

– llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado.

Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, ca